¿Te gustó? Compártelo en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Todos los días se aprende algo nuevo y más desde que visitamos con regularidad blogs de tecnología como el de Francisco Perez Yoma, un blog en el que te puedes encontrar desde análisis de la nueva cámara del iPhone hasta recomendaciones para estar al día y seguir la nueva Ley GDPR (Reglamento General de Protección de Datos).

En esta ocasión, un compañero nuestro estaba trabajando, como habitualmente en Windows 10, cuando de repente al utilizar el teclado abreviado “Ctrl+C” para copiar un fichero se le pusieron las dos pantallas con las que trabaja en blanco y negro. Todos los iconos, el navegador, absolutamente todo se veía en blanco y negro y había perdido el color.

Tu pc se ha quedado de repente en blanco y negro ctrl c

Nadie en la oficina tenía ni la más remota idea de por qué había pasado eso. Quizás los drivers de la tarjeta de vídeo, a lo mejor un más que poco probable fallo simultáneo de ambos monitores, ni idea. El caso es que dimos vueltas y vueltas buscando cual era el problema y no nos quedó más remedio que acudir, como siempre en estos casos, a internet para buscar el problema y aquí está la causa y la solución.

Existe un teclado abreviado que se corresponde con la combinación de teclas:

Ctrl + Tecla de Windows + Letra C

Tu pc se ha quedado de repente en blanco y negro ctrl windows c

que cambia la configuración del sistema operativo y lo pone en escala de blancos y grises. Cada vez que se pulsa alterna entre el modo blanco y negro o modo color.

De ahí que cuando nuestro compañero pinchó en el atajo de teclado (Ctrl + C) para copiar el fichero, debió pinchar también sin darse cuenta la tecla de Windows que está al lado de la tecla Ctrl y por eso cambió el modo a blanco y negro.

Ya en alguna ocasión una combinación de teclas nos había jugado alguna mala pasada. Fue hace unos meses cuando en el trabajo como informático de uno de los componentes de “Necesito Ayuda” una usuario le requirió para solucionar un problema con su Pc. Resulta que de repente se le había puesto boca abajo, es decir, que en lugar de ver el contenido de la pantalla como tú estás viendo ahora el tuyo lo tenía boca abajo. Y solo podía o girar la cabeza o girar el monitor ya que no sabía como volver a colocarlo en su modo normal.

Después de investigar un poco, acudiendo una vez más a San Google y buscando por internet, nuestro compañero encontró la solución al problema. Y se trataba nuevamente de una combinación de teclas de Windows. Por lo visto si utilizas las teclas Ctrl + Alt + más Flecha hacia arriba o hacia abajo, inviertes de forma alterna la visión de la pantalla verticalmente. Y bien o se pone al modo normal o bien se pone hacia abajo. Esta misma combinación de teclas pero utilizando las flechas a la izquierda y a la derecha, consigue que también de forma alterna, la pantalla se voltee horizontalmente.

Aún así y no sabemos  por qué, no siempre es efectiva esta última combinación de teclas. Siempre puedes acudir por el menú tradicional de Configuración de Pantalla y cambiar en él la Orientación que conseguiría exactamente el mismo efecto.

¿Te gustó? Compártelo en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

1 Comment

  1. Perla 19 junio, 2018 at 19:22

    Muchas gracias por la solución!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.