¿Te gustó? Compártelo en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

A pesar de todo lo que avanza la tecnología, y de la velocidad con que lo hace, los sellos de caucho siguen haciendo falta en las empresas.

Y es que hay multitud de trámites y acciones empresariales que siguen requiriendo de estos tradicionales sellos que garantizan la validez y oficialidad de un negocio o empresa.

Sellos de caucho siguen haciendo falta en las empresas

Dependiendo del uso que le vamos a dar a los sellos debemos configurarlos de una u otra manera. Por ejemplo, para el trato con clientes y proveedores diseñaremos un logo que incluirá el logotipo, sin embargo cuando lo usemos para firmar un talón no es necesario ni recomendable incluir el logotipo.

Para operaciones relacionadas con Hacienda, Seguridad Social y documentos como nóminas, presupuestos, y cualquier documento oficial debemos utilizar un sello que incluya como mínimo los siguientes datos:

  • Razón social o el nombre de la persona jurídica en caso de autónomos
  • Documendo identificativo NIF/CIF incluida la letra
  • La dirección social o fiscal según sea el caso

De forma opcional y con la idea de que puedan localizarnos de forma sencilla se pueden añadir datos de contacto tales como la página web en caso de existir, teléfono de contacto o correo electrónico o ambos.

Si el uso del sello va a ser para un almacén en el que constantemente se recepciona mercancía los datos más coherentes serían:

  • Logotipo de empresa aunque no es necesario
  • Razón social
  • Dirección postal y teléfonos de contacto
  • Página web y correos electrónicos

En cuanto al tipo de sellos los hay de cientos de características, tenemos sellos de caucho numeradores, ovalados, de goma cuadrados, personalizados rectángulos y redondos, de caucho fechadores, etc.

También existen sellos personalizables, es decir, que según la información que queremos que figure en el sello, podemos configurar un rango de datos en el mismo para ir adaptándolo a nuestras necesidades.

Como veis son artilugios que llevan mucho tiempo con nosotros, y que a pesar del avance de la tecnología no tiene pinta que por el momento vayan a ser desbancados por completo. Ya podemos firmar digitalmente muchos documentos entre empresas privadas y con la administración pública, pero sigue habiendo infinidad de transacciones y operaciones que requieren sí o sí de los sellos de caucho.

¿Te gustó? Compártelo en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.