La motivación como regla máxima de la educación en el colegio

¿Te gustó? Compártelo en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Hoy vamos a pisar aguas fanganosas, un tema del que no somos expertos, ni mucho menos, pero creemos que el sentido común y las propias experiencias, nos dan, por lo menos, el derecho a opinar y poder debatir con vosotros ideas sobre una buena educación.

Y no queremos entrar en si los planes de estudios son mejor unos u otros, si debe haber deberes o no a ciertas edades, ni en temas en donde cada uno puede tener su opinión y existe cierta ambigüedad.

Nos gustaría más mostrar un punto de vista que nos parece tan obvio como apasionante debería ser para un profesor/educador. La motivación como gancho de estudio. Vaya por delante que conocemos el triste panorama que hay hoy en día en muchas de nuestras aulas y que entendemos que el profesorado tiene que lidiar con temas que no deberían ni preocuparles.

Pero aún así queremos hablar de motivación, y queremos hacerlo a través de experiencias propias, de experiencias ajenas de amigos y compañeros, y de algunos ejemplos que hemos visto en redes sociales.

De inicio no podemos esperar más para mostraros los deberes para el verano que un profesor plantea a sus alumnos, son absolutamente geniales:

deberes del maestro José

A casi ningún niño le gusta de entrada la poesía ni la literatura, y sin embargo recuerdo como en el colegio en 1º de BUP, de repente un gran profesor, nos presentó un comentario de texto de Literatura sobre una canción de U2, al día siguiente fue una canción de Nacha Pop, lo que me dejó alucinado. Era mi grupo favorito, y la canción de las mejores. Cubrí tres folios por delante y por detrás como un demonio emocionado. Tras estas pruebas, la mayoría volvieron a ser de poesía y de autores tradicionales, pero lo encarábamos con otro talante y con más comodidad y solvencia. Y de vez en cuando volvía a intercalar alguna canción de un grupo famoso.

nacha pop letras de canciones

Recuerdo también, como el primer día en clase de matemáticas el profesor nos planteó una competición. Tras una hora explicándonos de forma básica como funcionaba la bolsa, aquello de los valores nominales, valor de cotización, tipos de acción y de inversión, etc. nos dijo que teníamos un millón de pesetas (¡ay que viejiños vamos!), y que debíamos realizar una inversión ficticia en bolsa. Tendríamos que presentársela y solo podríamos realizar tres movimientos de compra/venta a lo largo del curso. Al final las diez personas que más dinero ganasen tendrían 1 punto más en la nota final. Ni que decir tiene que fue un éxito, sin darnos cuenta comenzamos a comprender un poco mejor el mundo bursátil, empezamos a realizar operaciones matemáticas en busca de un mayor rendimiento y empezábamos a aplicar matemáticas a la vida cotidiana sin nisiquiera darnos cuenta.

bolsa en el colegio

Otra anécdota buenísima que recuerdo era de un gran profesor que nos hacía exámenes orales cuando éramos pequeños, más o menos 5º EGB. Dividía la clase en seis pasillos y comenzábamos todos en fila en el primero de ellos. Nos iba haciendo una pregunta a cada uno y quien la acertaba pasaba al siguiente pasillo. El primer pasillo era un cero cerazo, el siguiente un 2, el siguiente un 4, y así hasta el último que era el premio de un 10. Era tan excitante la competición que el día anterior estudiabas en casa para poder llegar al último pasillo.

Motivación en la educación

Con todo esto lo que queremos decir es que a ciertas edades, lo que nos gusta es jugar, competir, y si lo que nos gusta es otra cosa hay que intentar detectarla porque no hay mejor arma que eso que nos gusta para disfrazar lo que no nos gusta tanto.

Aprovechamos desde aquí para agradecer a todos aquellos profesores que se rompen los sesos pensando como sorprender y motivar a sus alumnos, porque no hay nada mejor para una sociedad que un profesor y un educador que motive a sus alumnos.

¿Qué opináis sobre el tema? ¿Tenéis alguna anécdota buena que pueda valer para otros profesores?

¿Te gustó? Compártelo en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.