¿Te gustó? Compártelo en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

En varias ocasiones nos hemos preguntado cómo prevenir la presbicia.

La presbicia es un proceso degenerativo que consiste en que el cristalino del ojo pierde su elasticidad y por tanto su capacidad para adaptarse. También conocida como vista cansada, la presbicia impide la correcta visualización desde distancias muy cortas.

El cristalino del ojo es una lente cuya principal función es la de enfocar los objetos en las distintas distancias correctamente. Cuando llegamos a la edad de 40 a 45 años, pese a tener una visión perfecta, perdemos elasticidad en el cristalino del ojo, y esto provoca que no podamos enfocar con garantías en distancias muy cortas. No es algo que podamos prevenir ya que no es una enfermedad, es el desgaste normal del paso del tiempo. En unas personas se produce antes y en otras más tarde, pero lo normal es que llegue a partir de los 40 años y antes de los 50.

Una vez que comenzamos a sentir síntomas de presbicia, ésta ya nunca nos abandona. Y progresivamente iremos perdiendo capacidad para enfocar los objetos que tenemos cerca. Para ello nos veremos obligados a comenzar a utilizar gafas, y en el caso de que ya tuviésemos otro tipo de trastornos de la vista también podemos utilizar gafas para ver de cerca y de lejos.

Los típicos síntomas de presbicia suelen ser:

  • Comenzamos a ver borroso de cerca y lo achacamos a que tenemos la vista cansada.
  • Sin darnos cuenta empezamos a alejar el libro o el teléfono móvil para conseguir una correcta visualización.
  • Notamos los ojos llorosos o irritados al final del día porque al no enfocar correctamente de cerca necesitamos mayor esfuerzo para leer.
¿Te gustó? Compártelo en: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.